Algún día pasearé por el Jardín de verano, posaré junto al Jinete de bronce y contemplaré la catedral de San Isaac

24.7.11



¡Soldado! Deja que acune tu cabeza y acaricie tu rostro, déjame que bese tus queridos y dulces labios, que llore a través de los mares y que susurre a través de la helada tierra rusa lo que siento por ti... Luga, Ludoga, Leningrado, Lazarevo... 

A través de Finlandia, a través de Suecia, a Estados Unidos, con la mano extendida, me levanto y avanzo, con el corcel negro al galope y sin jinete en mi estela. Tu corazón, tu fusil, me consolarán, serán mi cuna y mi tumba.

Lazarevo te trae a mi alma, en los amaneceres y en las noches de luna junto al Kama. Cuando me busques, búscame allí, porque es allí donde estaré todos los días de mi vida.

El jinete de bronce de Paullina Simons

3 comentarios:

  1. Me encanta tu blog, la cabecera y algunas de tus entradas. Te sigo :)

    ResponderEliminar
  2. Soy una metinche, lo sé, pero.. o.o yo también quiero ir a Lazarevo o.o

    ResponderEliminar